COMUNIDADES EN LA REGIÓN DE ANGKOR

La riqueza excepcional de la región de Angkor no se limita a sus singulares restos arqueológicos y artísticos, sino que también incluye un patrimonio cultural vivo de inestimable importancia en términos antropológicos y lingüísticos.

Entre los siglos IX y XV, Angkor fue la capital del imperio jemer. Algunos estudiosos creen que las estimaciones de población oscilan hasta alrededor de un millón. La ocupación del asentamiento se dispersó en toda el área urbana, mucho más allá de los recintos centrales y templos. Durante la era de Angkor, la gente vivía a lo largo de los canales y los alrededores de los templos. La mayoría de las casas fueron construidas en madera con techos cubiertos con tejas de cerámica o paja, y se levantaron sobre pilotes, igual que hoy día.

Se sabe que las personas de Angkor son particularmente conservadoras con respecto a las tradiciones ancestrales, dígase politeístas, y una gran cantidad de prácticas culturales arcaicas que han desaparecido en otros lugares acá continúan realizándose. Además, muchas de estas tradiciones mantenidas se encuentran solo aquí, lo que refleja la especificidad del rico legado histórico de la región.

TRES COMUNIDADES EN ANGKOR

Es posible distinguir tres principales comunidades de aldea en la región de Angkor, un área de varios miles de kilómetros cuadrados que se extiende desde el norte de Tonle Sap hacia las estribaciones de Kulen, una enorme zona lacustre situada en el centro de Camboya, de superficie cambiante según la época del año. De tener una extensión menor a 3000 km2 en época seca, puede llegar a ocupar unos 25 000 km2 durante la temporada de lluvias. Cada una de estas comunidades ocupa una de las principales subzonas ecológicas de la región. Las diferencias socioculturales observadas están determinadas en gran medida por factores geográficos y ambientales en el contexto de una larga historia de habitación humana.

El primer grupo está formado por productores tradicionales de arroz que viven en pequeños grupos familiares o pueblos dispersos por toda la llanura de Angkor. Estas comuni dades agrícolas dependen de un cultivo al año de arroz para su sustento.

El segundo grupo contiene a los habitantes que viven a lo largo de los ríos Puok, Siem Reap y Roluos, hasta la costa y las llanuras aluviales del Lago Tonle Sap. Estas personas viven en grupos concentrados y tienen una economía mixta caracterizada por la autosuficiencia en arroz y pescado, complementado con productos de temporada.

El tercer grupo comunitario consiste en las “aldeas flotantes” de Tonle Sap, cuyos habitantes están especializados en actividades pesqueras, abasteciendo sus propias necesidades de subsistencia y vendiendo sus capturas excedentes para comprar otros alimentos y herramientas esenciales. La mayoría son de origen vietnamita y viven en casas flotantes (palafitos) pertenecientes al Lago Tonle Sap. Su actividad económica principal es la pesca, y utilizan el agua del lago para bañarse, lavar la ropa o beber. Todas las casas disponen de generadores eléctricos y es difícil ver una que no tenga antena de TV. En el lago hay un colegio que también opera como orfanato.

RELIGIÓN

La primera forma de religión en Camboya fue la creencia en el animismo o las fuerzas espirituales que todavía se veneran en estos tiempos modernos. Se cree que los espíritus residen en todas partes, en los árboles, ríos, montañas, piedras y tierra. Al principio, las principales religiones formales de la India, el hinduismo y el budismo, llegaron a Camboya y se convirtieron en los temas principales del arte jemer. Durante el período de Angkor, a pesar de que el hinduismo y el budismo, favorecidos por diferentes reyes gobernantes, predominaban en ceremonias formales y rituales, el culto al animismo continuó siendo parte de la vida cotidiana jemer.

El budismo también absorbió las creencias animistas en sus doctrinas y tomó prestadas algunas de las deidades hindúes. Al mismo tiempo, el hinduismo abrazó a varios dioses del animismo. Esta coexistencia de creencias se refleja claramente en el arte jemer y no es raro ver historias representadas en bajorrelieves que incorporan diferentes aspectos del budismo, el hinduismo y el animismo.

Mientras que los templos más espectaculares de Angkor como Angkor Wat y Bayon continúan siendo los principales destinos de peregrinación religiosa de renombre nacional e internacional, otros sitios menores albergan cultos locales de menor escala. Si bien las imágenes de Buda a menudo se colocan en antiguos santuarios, los restos de los templos están invariablemente habitados por espíritus protectores locales (“neak ta”) a los que los aldeanos hacen ofrendas regularmente. A menudo, se realizan varios rituales en sitios antiguos, por ejemplo, desempeñando un papel importante en los procesos de curación individuales o comunitarios. De esta manera, el sitio de Angkor se mantiene vivo.

PATRONES SOCIALES

En general, se trata de aglomeraciones muy antiguas y asentamientos que existieron durante el período de Angkor en muchos de los mismos lugares donde se encuentran las aldeas actuales, lo que indica que estos establecimientos humanos datan de al menos varios siglos. Las dos pagodas dentro del recinto de Angkor Wat, así como en otros templos de la época angkoriana como el Bakong o Lolei, sin duda también son muy antiguas, por tanto el hecho de tener un templo cercano era un elemento vital en la vida de los aldeanos.

Debido a la limitación de la tierra productiva impuesta en gran medida por la disponibilidad de agua, el sistema de asentamiento es relativamente escaso, ya que las nuevas aldeas generalmente se establecen por la población excedente que se muda de antiguos asentamientos superpoblados y no por la migración desde fuera del área. Tradicionalmente, es a través del matrimonio o la adopción que una persona externa se convierte en parte de la comunidad. Este patrón tradicional se ve reforzado por restricciones en cualquier otra migración para proteger la zona del patrimonio del hacinamiento.

PERJUICIOS ARQUEOLÓGICOS

Aunque los habitantes mantienen los complejos del templo como pueden, estos esfuerzos a veces son perjudiciales para el patrimonio arqueológico, pues en ocasiones las piedras son desplazadas o eliminadas. A veces se vierte cemento para reconstruir estructuras antiguas. Sin embargo, este tipo de esfuerzos están determinados en su mayor parte por tradiciones tan antiguas como el más antiguo de los templos. En el apogeo del período angkoriano, una de las principales actividades arquitectónicas consistía en renovar o alterar los monumentos existentes.

Fundamentalmente, este deseo generalizado por parte de los habitantes locales de preservar su patrimonio cultural, es compatible con las demandas conservadoras de la investigación arqueológica. Además, es necesario para preservar la riqueza sociocultural del sitio, y es solo a través de una gestión cuidadosa y sensible que se pueden armonizar estas demandas diversas y, a veces, conflictivas.

TÉCNICAS Y ACTIVIDADES ECONÓMICAS

La principal actividad económica de los habitantes de la llanura superior es el cultivo de arroz de regadío. Sin embargo, en toda esta región hay una escasez de tierras apropiadas para el cultivo de este cereal. Mientras que en la llanura más baja en tiempos de paz, cada familia cultiva aproximadamente dos hectáreas, con un rendimiento promedio de 800 kg.

Aquí, cada hogar tiene un promedio de media hectárea de campo de arroz, a veces menos, a veces nada. Por lo general, se cultivan distintas variedades tradicionales de arroz, cada una adaptada a diferentes tipos de suelo y, en particular, a las condiciones del agua. Las nuevas variedades de alto rendimiento no son aceptadas fácilmente debido a su sabor desconocido y a su confiabilidad no probada durante condiciones adversas de sequía o inundación. En cambio, se utilizan técnicas agrícolas tradicionales, como el arado de oscilación tirado por bueyes o búfalos, y fertilizantes animales, aunque muchas familias no poseen un animal para estas labores. Además del arrozal, cada familia cultiva un campo preparado mediante técnicas de tala y quema, donde se cultiva arroz, pepinos, ocasionalmente maíz y otras verduras.

Si te fue útil este artículo, por favor comenta, o mejor, suscríbete!

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .