EL GATO EN LA MITOLOGÍA EGIPCIA.

Diosa gata Bastet. Bronce. Baja Época (716-332 A.C.)

Los egipcios siempre amaron a los animales, su visión del universo y la naturaleza era muy distinta a la judeocristiana, que desciende de la grecorromana, en la cual el hombre es el centro del universo y encargado de dominar a todas las especies. Para los egipcios, la naturaleza era un conjunto de personas, animales y plantas, donde todos debían respetarse por igual.

El gato, al que los egipcios llamaban miu, aparece representado en la vida cotidiana del Antiguo Egipto en multitud de contextos. El primer testimonio de este felino asociado al ser humano aparece en un enterramiento predinástico en Mostagedda, un cementerio neolítico de 6 mil años de antigüedad donde se muestra al animal acompañando al difunto. Aparece también representado en algunas mastabas (cámara funeraria subterránea) del Imperio Antiguo y en un relieve del templo de culto de Pepi II, el último faraón relevante de la VI dinastía, en Lisht, cerca de la pirámide del rey Amenenhat I, de la dinastía XII, así como gato doméstico en la tumba de Baket III, de la dinastía XI.

Diosa Bastet, expresada zoomórficamente como una gata.

El inicio del politeísmo tiene su base en el concepto de la unión de los seres vivos para el mantenimiento de su especie y establecer familias divinas, cosmogonías y mitologías complicadas. El fenómeno que da nombre a este culto animal se conoce como “Zoolatria“, el cual podía adoptar tres aspectos, siendo la encarnación en un individuo y al morir este, se le sustituía por otro animal de la misma especie. El segundo aspecto rezaba que el espíritu divino moraba en todos los individuos de una especie, por tanto estaba prohibido matarlos o comerlos, y cuando morían recibian supultura honorable. Los gatos venerados en todo el país y la existencia de numerosos cementerios de perros, cocodrilos, halcones, ibis e incluso peces del Nilo, demostraban el popular culto a los animales en Egipto. Por último, el tercer aspecto se refiere a la adoración de las plantas como el sicomoro (árbol de la familia de las moráceas y del género de las higueras), el papiro de Hathor (planta acuática de tallo hueco y liso), el brezo de Osiris (arbusto perenne de pequeño tamaño), entre otros, muy popular en una época donde cada deidad poseía su propio árbol sagrado.

A la acción de sustitución del cuerpo animal por el humano se le conoce como “Antropomorfismo”, una transformación que tuvo lugar durante el siglo IV A.C. Los dioses dotados de un cuerpo humano vivían en mundo extra-terrestre y constituían un representante en el nuestro.

Momias de gato. Museo del Louvre (París). Baja Época (716-332 A.C.)

En la ciudad de Bubastis, se criaban gatos como animales sagrados y cuando fallecían, se les enterraban en el cementerio de la ciudad. En 1859, arqueólogos ingleses hallaron esta necrópolis, con 300.000 momias de gatos, que decidieron pulverizar para llevarlas a Inglaterra y utilizarlas como abono para los rosales. Los felinos, como el resto de los animales domésticos, eran embalsamados con los mismos materiales y el mismo cuidado que cualqueir otro miembro de la familia.

Herodoto, pensador griego considerado el padre de la historia mencionó en su libro II, Historias, dedicado a Egipto, que le resultaban muy extrañas algunas de las costumbres egipcias, como cuando en una casa moría un gato de manera natural, todos sus inquilinos se afeitaban las cejas; pero al morir un perro, se rapaban la cabeza y todo el cuerpo, así como también la igualdad entre hombres y mujeres o el inmenso amor y respeto por los animales. Así mismo, cuando alguien ejecutaba voluntariamente a uno de estos animales era condenado a muerte, y si lo hacía involuntariamente, pagaba una multa que fijaban en cada caso los sacerdotes.

En su aspecto masculino, El Gran Gato de Heliópolis era el defensor del sol y al contrario de las diosas femeninas, estaba representado por el Félis Chaus, el gato de la jungla. La relación entre el gato y el árbol ished (árbol sagrado de la mitología egipcia) aparece en los textos de los sarcófagos del Imperio Medio en los cuales se explica que el Gran Gato es Ra, dios del Sol, y que tomó la forma de gato, siendo el aspecto defensivo de la divinidad solar. En el capítulo 17 del Libro de los Muertos se habla de la relación del gato y el árbol de la persea.

En las escenas funerarias en gato aparece junto a la pareja de titulares de las tumbas. Se ha considerado que ubicado debajo del asiento de la dama enfatiza feminidad, sensualidad y las eficaces cualidades del alma de la casa. En su aspecto de cazadores de roedores, los gatos protegían el principal medio de sustento de las familias, los cereales. En su aspecto más fiero, las leonas se convierten en el ideal de fiero guerrero, protector de su camada. Así pues, con el aspecto de leonas o de mujeres con cabeza de leonas, o de gatas salvajes, se descubren varias deidades egipcias como Pajet, Mut y Bastet. Esta última, es la más conocida de las diosas-gata y considerada propiamente la patrona y guardiana del ámbito doméstico.

En el zodiaco chino, el conejo simboliza la longevidad, la gracia, los buenos modales, la elegancia, el consejo sano, la bondad y la sensibilidad, equivalente al gato en el Antiguo Egipto y durante la Edad Media pero con un significado diferente. En la mitología egipcia, el gato era una encarnación del Dios Ra (dios del cielo, del Sol y del origen de la vida en la mitología egipcia) como enemigo de la Serpiente Apofis (encarnación del caos, de la insurrección armada, representante de las fuerzas maléficas que habitan el Duat y las tinieblas), pero alcanzó el sumum de su influencia cuando se lo consideró encarnación de la Diosa Bastet (diosa de la guerra en el Bajo Egipto, región del Delta del Nilo, antes de la unificación de las culturas del antiguo Egipto). El felino era considerado un animal divino y protector contra las energías negativas. Existe una gran semejanza entre los nombres de los dioses egipcios con nuestros modernos signos astrológicos, siendo:

Egipcios: la Oveja; el ToroDos Hombres de Manos Entrelazadas; el Escarabajo; el León; la Doncella; el Horizonte; el Escorpión; el Que Tiende un Arco; la Cabra; el Aguatero; los Peces.

ModernosAries, el Carnero; Tauro, el Toro; Géminis, los Gemelos; Cáncer, el Cangrejo; Leo, el León; Virgo, la Virgen; Libra, la Balanza; Escorpio, el Escorpión; Sagitario, el Arquero; Capricornio, la Cabra; Acuario, el Portador de Agua y Piscis, los Peces.

En la Edad Media, época marcada por el escepticismo, el gato era considerado un elemento de brujería, al ser las mascotas preferidas de las brujas. En sus inicios, el cristianismo – sobre todo los Padres de la Iglesia -, se dio cuenta de que la astrología contradecía la doctrina católica, pues de algún modo parecía contradecir el libre albedrío. La postura oficial de la Iglesia Católica fue la del rechazo y el condenar a sus seguidores.

Si te fue útil este artículo, por favor comenta, o mejor, suscríbete!

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .