JING-JIN-JI. LA MEGALÓPOLIS CHINA.

Podríamos comenzar comparando el Jing-Jin-Ji 京津冀 como la competencia a Silicon Valley en Estados Unidos al más estilo Hollywoodense, pero eso ya es pan viejo, a China ya no le compite nadie, ya quisieran los siliconios. La ciencia ficción se ha vuelto realidad, solo faltaría Godzilla, que de ser necesario lo fabrican también.

¿Qué es el Jīng Jīn Jì 京津冀? El Jīng Jīn Jì 京津冀 es un proyecto con una inversión de 42.000 millones de yuanes (unos 6.000 millones de dólares) y considerada la obra faraónica más ambiciosa en la historia de China, tal vez después de La Gran Muralla si vamos a emplear términos históricos. Proyectado por el actual presidente chino Xi Jinping 习近平 para la integración administrativa y económica de las ciudades de Beijing la capital, Tianjin ciudad dormitorio y puerto de Beijing y la provincia de Hebei que rodea a toda la capital, todo esto para conformar o crear una megalópolis o mega ciudad considerada la mayor concentración urbana del mundo.

¿Por qué se llama Jingjinji京津冀 y qué significa su nombre? El término “Jīng jīn jì” 京津冀, se refiere a la contracción de las palabras Beijing 北京, Tianjin 天津 y Hebei 河北. “Jīng” 京 se refiere a Beijing, que significa “capital del norte”, de ahí se explica también el nombre de la ciudad de Nanjing, capital del sur, porque fue una de las cuatro antiguas capitales de China junto a la actual Beijing 北京, Xian 西安 y Luoyang 洛阳. Por su parte, 津 “Jīn”, se refiere a la ciudad de Tianjin. Por último Jì 冀, es el carácter por el cual se conoce a Hebei, toda la provincia que rodea a Beijing, creando una conurbación que abarca dichas dos primeras ciudades y la provincia Hebei, con el objetivo de que Beijing sea un centro político, cultural y tecnológico internacional, la provincia de Hebei una zona residencial, turística y de manufacturas y Tianjin su puerto de salida al mar para las exportaciones. La idea es que estas tres regiones se complementen entre sí, compartan sus recursos y se integren para crear un moderno núcleo económico.

Con la nueva distribución, la ciudad de Tianjin sería el centro de la manufactura avanzada y el envío internacional a través del puerto de Tianjin, Beijing permanecería como la capital de la nación y su centro político y cultural, mientras que la provincia de Hebei se concentraría en un polo de desarrollo empleando manufacturas con uso de energías renovables y enfocada al comercio mayorista para tener un desarrollo más coordinado y un mejor plan ambiental en un área más amplia. Actualmente la provincia de Hebei es una de las más industrializadas y contaminadas de China y la principal fuente o causa de smog en Beijing, pero también tiene fuertes vientos y una luz solar superior al promedio. Esto podría traducirse en un mejor aprovechamiento de la energía eólica y solar y facilitar la transición a la fabricación con bajas emisiones de carbono.

Si bien este proyecto de megaciudad será un motor de innovación y crecimiento dentro de China, también podría convertirse en un prototipo de crecimiento sostenible para el resto del país y del mundo bajo el concepto de modelo o “efecto cluster”. El efecto cluster es un término empleado para referirse a la concentración geográfica y sectorial de instituciones, empresas u organismos, donde la mayoría de las industrias, fábricas o establecimientos comerciales se agrupan en regiones por categorías para fomentar las sinergias y eliminar la competitividad. Este modelo cluster reduce también la contaminación y la congestión de tráfico, porque habrá un sistema de transporte integrado que facilitará las diferencias burocráticas que existían.

La idea es que estas tres regiones se complementen entre sí, compartan sus recursos y se integren para crear un moderno núcleo económico. La administración de las tres urbes dejará de ser independiente para ser dirigida por una administración central siguiendo un sola dirección política, económica y social, pues la administración de Beijing, representada por unas 400.000 personas que antiguamente se ubicaba en el centro ciudad, desde el año 2018 se trasladó al distrito de Tongzhou 通州, que hace apenas 5 años era una zona rural y actualmente constituye un importante polo de desarrollo urbano en busca de conveniencia laboral y residencial, y que además disparó el precio por metro cuadrado en la zona gracias a que mejoró mucho su plusvalía.

PROYECTOS HOMÓLOGOS

Este no es el primer proyecto de mega ciudad en China, tal y como lo planificaran sus homólogos Deng Xiaoping 邓小平 en los años ochenta declarando la zona especial de Shenzhen 深圳, hoy día una de las ciudades más ricas de china, y una década más tarde la administración de Jiang Zemin 江泽民, con la promoción de la industrialización del delta del Yangtse 长江, para lo cual se designó la zona de Pudong de Shanghai como centro financiero de la nación; el líder conservador Xi Jinping 习近平, también quiere dejar su huella en la historia del Gigante Asiático con el Jing-Jin-Ji 京津冀, la región urbanizada más grande del norte de China, con una expansión acelerada en los últimos 20 años debido al rápido crecimiento económico y demográfico producto del escape de la población de Beijing a las ciudades adyacentes para obtener un menor costo de vida y vivienda, y con una población que ascendía a los 112 millones de habitantes en el año 2016 y que en 2017 generaba el 10% del PIB de todo el país.

CIFRAS A INFRAESTRUCTURA

Pero estas cifras serían sólo para tener una noción de lo que se viene en los próximos años, porque para hacer efectivo un proyecto de tal magnitud con una inauguración planificada para 2020, desde el año 2015 se impulsó el desarrollo de nuevas autopistas y carreteras, la construcción de 17 líneas de tren bala antes de 2020 y en 2018 Beijing destinó 36 mil millones de dólares adicionales para desarrollar otras nueve líneas entre 2020 y 2030, entre ellas dos líneas del conocido tren Maglev (Magnetic Levitation), el tren automático y por levitación magnética (sin ruedas) más rápido del mundo, capaz de alcanzar los 430 kilómetros por hora. De esta forma el viaje de dos horas por carretera que existía entre Beijing y Tianjian desde hace varios años se redujo a unos 25 minutos en el tren bala.

Desde su apertura, la supermegalópolis estará preparada para albergar a 120 millones de habitantes, casi la población de todo México en la novena parte de su territorio. En total se unirán 13 ciudades y las más grandes e importantes serían Beijing y Tianjin; las otras 11 pertenecen a la provincia de Hebei, que serían Baoding, una ciudad cada vez más cerca de Beijing con la construcción de la línea S1 en el suroeste de la ciuduad, luego le sigue Shijiazhuang, la capital de la provincia de Heibei, y después vendrían Tangshan, Cangzhou, Langfang, Zhangjiakou y Chengde. Estas últimas dos ciudades son muy turísticas porque tienen zonas de mucha naturaleza y en el caso de Chengde tiene un modelo de palacio muy similar al palacio potala del tíbet.

El tamaño puede que no importe, pero si de cifras se trata, este gigante tiene para comer y para llevar. Para 2025, sólo la ciudad de Beijing albergará a casi 30 millones de habitantes, y su sistema de metro tendrá una longitud de 1,300 kilómetros, más del doble que el de Londres y casi el triple que el de Nueva York. Según cifras de la NASA, la ciudad de Beijing cuatriplicó su tamaño entre los años 2000 y 2009. Esto significa, que a fecha de 2018, la capital tenía casi la mitad del tamaño de toda España o el equivalente a la superficie de todo el Reino Unido en una área de poco más de 215 mil kilómetros cuadrados, correspondiente también por ejemplo al tamaño de todo el estado de Kansas.

Con el JingJinJi 京津冀, para 2026, toda la mega ciudad tendrá una población de 120 millones de personas, un cuarto de la población de todo Estados Unidos en una superficie de 212.379 kilómetros cuadrados, equivalente al tamaño de Kansas o la población combinada de toda España y Reino Unido juntos. Se convirtió en ciruela la gran manzana. “God help us”

TANTO DESARROLLO ASUSTA

Amenazada su hegemonía de verdugo, los amantes del Mcdonald han declarado la guerra comercial que ya todos conocemos, con el objetivo de arruinar el plan chino. A nivel nacional, las principales quejas han surgido de los funcionarios de Beijing, que no ven con buenos ojos trasladarse fuera de la capital.

Pero hay tener en cuenta que en China la resistencia y la falta de consenso no tiene cabida. Si el presidente tiene una visión, todos tienen que trabajar para que esa visión se haga realidad.

Si te fue útil este artículo, por favor comenta, o mejor, suscríbete!

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .